Escrito por Tendenzias

Translucencia nucal o pliegue nucal del embarazo: medición y valores normales

El cuerpo humano es una máquina perfecta, una compleja red de sistema que funcionan automáticamente y en perfecta sincronización. Una Central de Procesamiento, como el cerebro, capaz de dar órdenes, recordar, aprender, coordinar, etc, etc, etc. Toda esta maquinaria tan perfecta se desarrolla durante nueve meses en el interior del vientre materno. Pero no siempre esta máquina se desarrolla perfectamente, distintos factores pueden indicarnos problemas en la gestación y uno de esos factores es el pliegue nucal. Hoy vamos a conocer qué es la Translucencia nucal o pliegue nucal del embarazo: medición y valores normales, conoceremos qué es, a partir de qué semana se puede percibir, qué consecuencias puede tener.

Qué es la translucencia nucal o pliegue nucal

Para saber que es la translucencia nucal, debemos remontarnos un poco a la historia científica, a mediados del siglo XIX, el Doctor Langdon Down, se dio cuenta que los pacientes que tenían una copia de más del cromosoma 21, compartían una característica común y es la falta de elasticidad de la piel, haciendo que ésta parezca excesiva, los rasgos achatados de las caras y la nariz pequeña. Una característica común de los pacientes que sufren síndrome de Down.

Si una de las características es el exceso de piel, sólo había que esperar a que la tecnología avanzara, hasta que en los años 90, las ecografías obraron el milagro. Ahora se podía tener imágenes del feto, por lo tanto observar si éste genera mayor cantidad de piel, pero ¿cómo saber donde mirar?. La respuesta es en el pliegue nucal.

Por lo que podemos definir lo que es el pliegue nucal o translucencia nucal, como el espacio econegativo localizado en la parte posterior de la cabeza, en la nuca del bebé.

Medición de la translucencia nucal o pliegue nucal

A lo largo del embarazo la futura mamá deberá pasar una serie de controles ginecologícos, todos ellos muy importantes tanto para ella como para su bebé, ya que de estos controles, el facultativo podrá seguir la evolución de tu bebé y diagnosticar posibles problemas. Entre las pruebas mas temidas, se encuentra la de la translucencia nucal, quizás porque es la primera o de las primeras ecografías que las mamás se hacen, donde van a ver por primera vez a su bebé, pero también cuando la van a decir como evoluciona.

Si tenemos en cuenta que en la gestación de un nuevo ser implica la fusión de dos células distintas, con dos mapas genéticos distintos, de dos individuos distintos, esta fusión genética es perfecta en un 95% de las veces, pero algunas veces falla y es cuando se producen los problemas de trisomía o un cromosoma de más. 

Con la medición de la translucencia nucal, se podrá detectar síndromes como:

  • Síndrome de Down
  • Síndrome de Turner
  • Síndrome de Klinefelter
  • Síndrome de Edwards
  • Síndrome de Patau
  • Defectos congénitos en el corazón

Se trata de medir el espacio existente en la zona de la nuca del bebé. En esta zona del cráneo es donde los líquidos se acumulan de forma normal, pero esta acumulación es transitoria es decir, no permanecerá por mucho tiempo, produciéndose en la primera etapa de la gestación, en los tres primeros meses.

Debido a que es en este periodo gestacional, cuando este líquido se acumula, la mejor forma de saber si no hay problemas es medir este espacio anatómico. La manera de hacerlo es mediante una ultrasonografía, que a través de ultrasonidos devuelve la información en forma de imágenes.

Con la ultrasonografía, el técnico podrá medir el espacio que se aprecia más claro, conocido como sonolucencia o translucencia nucal, calculará el volumen de líquido acumulado en este espacio o pliegue nucal y así podrá determinar si hay posibilidad de malformaciones genéticas. Todos los bebés acumulan en el pliegue nucal líquido, pero los fetos que padecen algún tipo de trisomía o cromosoma extra, el volumen de líquido es superior.

Cuándo  y cómo debe realizarse el Examen de Translucencia Nucal

Este examen se deberá realizar entre las semanas 11 y 14, en estas semanas el cráneo todavía es transparente, por lo tanto es el momento ideal para poderlo medir. Pasada la semana 14, el pliegue irá haciéndose menos transparente y por lo tanto más difícil de diferenciar.

Existen unas tablas con las medidas normales de translucencia nucal, estas medidas corresponden con unos estándares internacionales. En estas tablas figuran datos como las medidas de los embriones según la semana de gestación. Los equipos que se utilicen serán sumamente precisos ya que estamos hablando de mediciones basadas en décimas de milímetros.

El tiempo aproximado del examen será de unos 15 mminutos y se trata de una prueba totalmente indolora. Con esta ecografía, el técnico medirá y confirmará la semana de gestación del feto, tomándole la medida desde la parte más alta de la cabeza, hasta el coxi, de esta forma y siguiendo las tablas internacionales, verificará que el tamaño del feto corresponde con la semana de gestación.

Después se dirigirá al pliegue nucal para medir su grosor. En este momento el feto deberá posicionarse en posición lateral, para sacar una visión longitudinal de la zona y así poder medirlo. Si el bebé no se encuentra en la posición adecuada, posiblemente el facultativo te pedirá que cambies de postura.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Para medir el pliegue nucal, se medirá el grosor máximo de la translucencia existente entre el tejido blando y la piel, la parte que recubre la nuca.

Valores normales de la translucencia nucal o pliegue nucal

Si los valores del volumen de líquido entra dentro de los parámetros normales, significará que hay pocas posibilidades de que su bebé sufra algún tipo de trastorno o síndrome. Aunque se trata de una prueba más diagnóstica, es muy significativo que una cantidad normal de líquido en la nuca, reduce las posibilidades de sufrir algún tipo de malformación. No obstante la prueba definitiva la dará la amniocentesis, donde se extrae una muestra del líquido amniótico que protege al feto.

A medida que el feto va creciendo, la translucencia nucal también crece por lo que es muy importante relacionar correctamente el grosor de la translucencia con la edad del feto. Siendo un valor considerado normal, el inferior a 3 mm.

Siendo los valores normales:

Entra medición que suele tomarse en esta ecografía es la de el hueso nasal, una característica de las personas afectadas por el síndrome de Down, cuya cara es muy plana al tener un hueso nasal muy poco desarrollado. En estas semanas de gestación, en caso de padecer trisomía 21, o síndrome de Down, el hueso óseo sera inapreciable, o de un tamaño inferior al que debería tener por su edad gestacional, esta característica también es compartida, aunque en menor medida por otras trisomía, como la 13 o la 21.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Esperamos desde la redacción de EmbarazoRossa, que este artículo te haya servido para aclarar tus dudas sobre esta prueba, que en España se realiza a todas las mujeres gestantes. Una forma de poder conseguir un diagnóstico precoz sobre cualquier disfunción o problema en la gestación del bebé y por lo tanto, actuar en consecuencia, ya que no podemos olvidar que este tipo de malformaciones genéticas, están contempladas dentro de la ley de interrupción del embarazo.

Pero si te apetece seguir con nosotros, te proponemos estos temas:

EmbarazoRossa

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos