Escrito por Tendenzias

Tosferina en el embarazo y en bebés

La tosferina o Tos Ferina, es una enfermedad realmente grave si nuestro estado es de gestación o si nuestro bebé recién nacido, es contagiado. Una enfermedad respiratoria que es altamente contagiosa y contemplada dentro del calendario de vacunaciones. Qué es la tosferina, como afecta a la mujer gestante o los tratamientos que se deben seguir, lo podemos encontrar en este artículo al que hemos titulado, Tosferina en el embarazo y en bebés.

Qué es la Tosferina

La tosferina es una infección provocada por la bacteria Bordetella Pertussis, y cuyo índice de contagio es altísimo, provocando en el paciente una tos brusca y difícil de controlar, llegando incluso a tener dificultad para coger oxígeno en un ataque violento de tos.

Este tipo de infecciones no suelen ser graves cuando afecta a una población joven o adulta, sin embargo en bebés de edad inferior a 6 meses, puede tener consecuencias terribles como es el fallecimiento.

Desde el año 2010, se ha observado una mayor incidencia en casos de tosferina, sobre todo en bebés. El porcentaje de casos diagnosticados ha crecido en hasta un 40% en bebés, algo que ha coincidido con la negativa de padres y tutores a proveer a éstos, de las vacunas estipuladas y recomendadas en el calendario de vacunación infantil.

Como hemos indicado anteriormente, la tosferina es una infección muy grave cuando se trata de bebés, pero también si la infección la contrae la mamá embarazada. 

Etapas de la enfermedad

Una vez sabemos qué es la tosferina, es hora de conocer las etapas de la enfermedad. Y es que, conocer los síntomas y la forma de proceder de la tosferina, es la mejor forma de prevenirla o curarla, según convenga.

Lo primero es saber que las etapas de la enfermedad son cuatro, que varían según los síntomas. Así, la duración de la tosferina también puede variar según las circunstancias. De sólo durar unas semanas, a durar unos meses, van unos pequeños detalles que te vamos a comentar a continuación. Así las cosas, éstas son las etapas de la enfermedad.

  • Fase de incubación

La primera etapa de la enfermedad es la fase más engañosa de todas, la de incubación. No tienes síntomas, te encuentras de maravilla pero, en tu interior, el virus está en fase de incubación, preparando todo para dejarte baldado durante un tiempo indeterminado. Esta fase de incubación puede llegar hasta 2 semanas.

  • Fase de catarro

La fase catarral es la más común de las etapas de la enfermedad de la tosferina. Suele confundirse con un resfriado habitual, pues sus síntomas son muy parecidos. Eso sí, la duración de esta fase se puede prolongar hasta las dos semanas, lo que debería hacernos sospechar que es algo más que una gripe.

Así, estornudos, mucosidad, lagrimeo, rinitis, febrícula, tos leve, conjuntivitis y secreción nasal son los síntomas que presentarías, en caso de contraer la tosferina.

  • Fase de estado convulsivo

La tercera etapa de la enfermedad es la fase de las convulsiones. Es la más delicada y se puede prolongar de tres a seis semanas, convirtiendo la enfermedad en un auténtico calvario.

Los síntomas de la fase paroxística de la tosferina van desde la secreción de mucosidad tanto dura como líquida, al insomnio, pasando por algo de fiebre, aunque en contadas ocasiones. También se pueden dar ataques de tos repentinos y dolorosos, así como náuseas o vómitos derivados de los mismos.

A los pocos días de esta fase, la cara se hinchará, incluso pueden darse pequeñas hemorragias en el ojo, y puedes llegar a quedar inconsciente. Especial cuidado debemos tener con los accesos de tos violentos y rápidos, que nos dejarán sin aire en los pulmones. Es más, estos ataques pueden provocar que los pulmones dejen de recibir aire, y un ahogamiento en la persona afectada, detectable por el silbido que emitirá.

De llegar a este extremo, el cuerpo del enfermo quedará exhausto por el tremendo esfuerzo de readaptar todo el interior a su normal funcionamiento. Lo peor es que estos accesos de tos son más comunes por la noche, lo que los hace más peligrosos e inesperados, sobre todo en niños.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Y es que los niños son los más expuestos a la enfermedad de la tosferina, aunque también se puede dar en adultos, aunque de forma menos virulenta. De hecho, hay ocasiones en las que los síntomas desaparecen y sólo queda la tos con el enfermo. Eso sí, esta tos se prolonga durante semanas. Sin ir más lejos, en China se conoce a las tosferina como la tos de los 100 días.

  • Fase de recuperación

La última etapa de la enfermedad es la fase de recuperación o fase decremental. En ella, lo síntomas deberían haber remitido hasta la mínima expresión, lo que no quita para que al enfermo le quede un bueno tiempo de reposo y convalecencia. Los dolores y molestias derivados se pueden prolongar hasta 10 semanas, pero no es lo normal.

El verdadero problema es que los accesos pueden volver junto con otras afecciones respiratorias. El virus se queda en el cuerpo y puede volver a salir meses más tarde.

Tosferina en el embarazo: Peligros

Mientras el bebé se encuentra en la placenta, estará protegido y no tendrá posiblidades de contraer dicha enfermedad. Sin embargo existe un peligro mayor y es cuando el bebé nace, en ese momento se encuentra indefenso y con el sistema inmunitario todavía bajo.

Los síntomas a menudo se confunden con los de un refriado normal y corriente. El período que transcurrirá desde la infección hasta la aparición de los primeros síntomas serán de unos 7 días.

En estos primeros momentos se tratan de síntomas muy parecidos a los de un resfriado, ya que la bacteria se aloja en las zonas húmedas como son las vías respiratorias, tendremos sensación de congestión nasal, tos y mal estar general.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Aproximadamente a los 10 días, pude que a los síntomas anteriores se unan los ruidos al respirar, incluso puede llegar a agravarse si acompañando a la tos, se producen episodios de vómitos e incluso pérdida de conocimiento ante la imposibilidad de poder respirar, mientras que otros síntomas además incluyen:

  • Rinorrea o lo que es lo mismo, el moqueo de nariz
  • Fiebre leve, nuca superior a 39º
  • Diarrea

Como hemos comentado el bebé no sufrirá ningún tipo de infección y seguirá su desarrollo normal. Sin embargo, las frecuentes crisis de tos podrán llegar a ser tan violentas hasta el punto de poder llegar a romper costillas o provocar hernias, algo que sin duda también sufrirá el bebé que se está gestando, siendo este el principal factor de riesgo mientras se está embarazada.

Lo más recomendable es la vacunación, tanto si estás embarazada como si pretendes estarlo. Es la mejor forma de proteger por un lado a la mamá y por otro al bebé en sus primeros meses de vida.

Tosferina en bebés

En España el calendario de vacunación sitúan las tres primeras dosis a los 2, 4 y 6 meses de vida, éstas vacunas se administran con otras como son el tétano, difteria y la tos ferina, la llamada (Tdap). Después se seguirán las pautas que cada comunidad autónoma nos indique, aunque en lo referente a la tosferina ésta se repetirá a los 6 años y a los 14.  En cada vacuna, la carga se irá incrementado, haciéndose así más efectiva, como podéis comprobar en el calendario de vacunación común a todas las Comunidades Autónomas.

Pero qué ocurre con los bebés hasta los dos meses de edad que reciben su primera vacuna, pues la respuesta es sencilla, se mantendrá expuesto a contraerlo. No debemos olvidar que es una bacteria muy contagiosa, alguien tosiendo cerca, estornudando, no lavarnos las manos cada vez que toquemos al niño, etc…, cualquiera de estas formas pueden contagiar a nuestro bebé y sobre todo en los dos primeros meses de vida, que es el momento en el que más visitas recibe.

La solución la encontraremos antes del nacimiento por medio de una vacuna. La vacuna Tdap, considerada como una vacuna sin riesgos y que se puede poner a la mujer embarazada. Esta vacuna protegerá durante el embarazo al bebé inoculando en la placenta los anticuerpos de la madre, necesarios para que en el momento del alumbramiento, el bebé ya se encuentre protegido.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);
Tosferina en el embarazo vacuna bebe

Otra forma de proteger al bebé de la tosferina si no te has puesto la vacuna durante el embarazo, se recomienda su aplicación antes de abandonar el hospital. La vacuna que te pongas después del parto también protegerá a tu bebé durante la lactancia, otra forma de poder inmunizar a nuestro pequeño, mediante la leche materna.

La tosferina en los bebé puede acarrear graves complicaciones hasta el punto de causar la muerte, sobre todo en los primeros meses de vida. En algunos casos, la tosferina en bebé no presenta el cuadro típico de tos, sino que simplemente el bebé deja de respirar y cambia su coloración.

La mayoría de los bebé que han contraído la tosferina en los primeros meses de vida, deben ser hospitalizados, siendo mayor el riesgo cuanto más pequeño de edad sea. En la mayoría de los casos la tosferina suele traer otras complicaciones como son:

  • Neumonía
  • Apnea
  • Temblores sin control y violentos
  • Problemas cerebrales
  • Muerte

Debemos aclarar que los problemas cerebrales a menudo se deben a los episodios de apnea, es decir, dejar de respirar. Si el bebé no respira durante un tiempo prolongado, podrá tener consecuencias terribles como es la falta de oxígeno en el cerebro y la muerte de células cerebrales irreparables.

Tratamiento para la tosferina en bebés

El mejor tratamiento y más efectivo es el antibiótico, éstos harán que los síntomas desaparezcan rápidamente, el problema es que para que sea efectivo, se tiene que tomar en los primeros síntomas y la mayoría de las veces no es diagnosticado hasta algo más tarde, sobre todo en adultos quienes tratamos los síntomas de la tos ferina como los de un simple constipado y hasta que la tos no se hace muy molesta, no acudimos al médico, poniendo en riesgo a toda la familia.

Antibióticos como la ertitromicina están especialmente indicada para esta dolencia. Los bebés, afortunadamente pasan revisiones constantes, por lo que cualquier menor síntoma deberá ser consultado con el pediatra, quien se asegurará de dar un diagnóstico correcto.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);
  • Tienda de Oxigeno con humedad
  • Administrar líquidos, si la tos no deja beber se administrarán de forma intravenosa.
  • Sedantes suaves para tranquilizar a los niños y evitar los espasmos de tos.

Los jarabes no sirven para nada, por lo que es inútil su utilización, sólo deberás seguir las pautas que tu pediatra te indique y en casos más graves, el ingreso hospitalario.

También te puede interesar:

En Embarazorossa esperamos que este artículo haya sido de tu interés, no obstante hemos seleccionado unos enlaces que seguro también te van a interesar.

EmbarazoRossa

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos