Liquido amniótico: ¿qué es y para qué sirve?
0 votos

Liquido amniótico: ¿qué es y para qué sirve?

¿Cómo se produce?

El líquido amniótico está formado por las hormonas amnióticas, que empiezan a producirse a partir de la semana 12 de embarazo, los vasos sanguíneos de las membranas amniocoriales y por parte del feto, de orina y secreciones de tráquea y bronquios.

Este líquido se filtra, ya que gran parte va a la madre a través del cordón umbilical y otra parte al saco amniótico después de haber sido filtrado por los riñones del bebé. De esta manera el líquido se renueva, aproximadamente medio litro cada hora, lo que son 12 litros diarios. El feto ingiere este líquido, que en la última etapa del embarazo, puede llegar al medio  litro.

¿Para qué sirve?

El líquido amniótico es fundamental. Por una parte, es rico en elementos que permiten el crecimiento y desarrollo del feto. El 95% de su composición es agua, razón por la que el líquido es transparente y ligeramente amarillento. Entre sus propiedades se encuentra el calcio y el potasio, proteínas o azúcares.

El líquido amniótico es más abundante en las semanas de la 30 a la 34, pudiendo alcanzar un litro de esta sustancia. A partir de esta semana, vuelve a descender su volumen, quedándose en unos 60 cl al final del embarazo debido al tamaño del bebé.

Además de esto, el líquido sirve para mantener activos y elásticos los alveolos, permitiendo que el bebé respire nada más nacer. Por otra parte, el bebé flota en este líquido, lo que le protege de los movimientos de la madre (por ejemplo amortiguando los movimientos cuando ella camina) y de posibles golpes. También sirve para mantener el calor, estimula el gusto (ya que absorbe el sabor de lo que la madre come) y actúa como lubricante en el momento del parto.

Otra de sus ventajas es el hecho de que permita detectar complicaciones a través de la prueba de amniocentesis.

¿Qué complicaciones puede haber?

Las complicaciones relacionadas con el líquido amniótico no son frecuentes. En el caso de que se den, suelen estar relacionadas, la mayoría de las veces, en la contaminación de este líquido. En ocasiones, un exceso de producción de líquido, a veces provocado por la diabetes gestacional, puede ser consecuencia de un parto prematuro por la ruptura de la bolsa que lo contiene.

En el caso de que existan pérdidas de líquido es importante acudir a urgencias de inmediato, puesto que puede provocar insuficiencia placentaria o anomalías fetales.

Otra posible complicación, que afecta a 1 de cada 100 embarazos, es la corioamnionitis, del líquido amniótico y las membranas fetales, que se produce por la ruptura prematura de las membranas o una dilatación prematura del cuello uterino.

El momento del parto

Llegado el momento del parto, la expresión conocida como “romper aguas” es la expulsión de este líquido por la rotura de la bolsa. Se suele hablar de que un color claro significa que el parto todavía tardará unas cuatro horas. Si se expulsa un líquido de color amarillento y de olor desagradable, puede haberse mezclado con líquido del tracto intestinal del bebé y podría ser un indicativo de alguna complicación, por lo que habría que acudir a urgencias de inmediato.

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>