Escrito por Tendenzias

La barriga de yeso, el mejor recuerdo de un embarazo

Nueve meses de gestación y una barriga cada vez más grande, de la que nos acordaremos mucho al volver del hospital con un bebé en brazos. Los recuerdos se pueden conservar en nuestra mente, en fotografías y también en una barriga de yeso. ¿Te apuntas a la última moda?

Puedes decorarla a tu gusto o incluso esperar a que tu bebé sea suficientemente grande como para pintarlo contigo, y dejarlo en su habitación para que sepa dónde estuvo antes de nacer.

Para hacer tu barriga de yeso, espera a tener entre 28 y 38 semanas de embarazo. No temas que este experimento pueda dañar a tu bebé o a tu piel, pues no tiene riesgo alguno. Corta en tiras el material y mete todas estas tiras en agua caliente. Después, sitúalas sobre tu vientre así como también sobre el pecho y los hombros si deseas que tu barriga de yeso los incluya.

Debes esperar a que haya secado para comenzar a pintarlo. La barriga de yeso puede llegar a convertirse en una auténtica obra de arte, como podemos comprobar en esta fotografía, y es ideal para recordar esta etapa final del embarazo y para que, cuando llegue la pregunta “¿De dónde vienen los niños?”, tengamos la forma perfecta de demostrárselo.

También es una actividad muy divertida y romántica para realizar con tu marido.

IMÁGENES: album.enfemenino.com, servicios.parabebes.com

EmbarazoRossa

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos