Escrito por Tendenzias

El hijo del medio

El hijo primogénito acapara la atención de todos los familiares y soporta la presión de los padres y quizás el exceso de atención. A él se le pide que camine pronto, que hable pronto… Toda la atención cae sobre él. En cuanto al hijo pequeño, las presiones han desaparecido, o al menos bajado, y casi todo lo que hace acaba resultando grandioso.

Pero, ¿en qué posición se sitúa el hijo intermedio? Él observa los halagos del hijo primogénito y el cariño que se le da al hijo pequeño, sin embargo, puede que desconozca en qué posición se encuentra. ¿Basta con decir que la posición intermedia es beneficiosa y más equilibrada o por el contrario puede que se sienta desplazado?

Sin embargo, no todo es tan complicado y desventajoso, sino que ser el hijo del medio tiene también sus ventajas. Por ejemplo, en familias sobreprotectoras, crece más libre, mientras las expectativas y atención se centran, sobre todo, en el pequeño y en el mayor. El niño conseguirá hacerse con un espacio propio y podrá adoptar las habilidades de su hermano para conseguir éxitos propios.

Pero si quieres facilitarle las cosas y que se sienta igual de importante que el resto de su hermano, debes otorgarle un afecto incondicional, dale alguna tarea del hogar para que se sienta importante; nunca le compares con sus hermanos (“él es mayor y puede hacerlo sólo”, “tu hermano pequeño necesita más atención”, etc.). Algo que también puedes hacer es que interactúen entre ellos.

Imagen: Getty Images

EmbarazoRossa

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos