Escrito por Tendenzias

Dos sencillas formas de ser un padre o madre feliz

Cuando Christine Carter se convirtió en madre, se dio cuenta que su trabajo como socióloga que estudia la felicidad podría suponer una ventaja para ser una madre más feliz, dados los conocimientos de los que ya partía. Así, decidió que en lugar de intentar resolver los problemas de su familia, lo mejor era evitarlos. Y diseñó dos sencillas formas de ser un padre feliz.

padres1

Para conseguir esto, decidió elaborar un sencillo método que fomentara la felicidad en su familia. ¿En qué consiste? En plantearnos dos sencillas preguntas a cerca de nuestra vida como padres:

1. ¿Cuándo soy más feliz junto a mis hijos?

2. ¿Qué parte de la jornada rutinaria con mi familia causa sufrimiento?

Una vez tenemos la respuesta, debemos asegurarnos de que nuestro día está estructurado de manera que podemos recuperar la rutina, la felicidad habitual, potenciando lo que más felicidad nos da y eliminando lo que causa dolor o sufrimiento de forma habitual (en la medida de lo posible, claro).

Puede ser algo bastante básico, todos sabemos que para ser más felices tenemos que disfrutar de más cosas buenas y eliminar las malas, pero quizás el problema radique en que no nos paramos a pensar qué es lo que nos da felicidad y qué es lo que nos la quita. Una vez lo sabemos, reconducir nuestra vida hasta la felicidad es mucho más sencillo.

EmbarazoRossa

Newsletter