Escrito por Tendenzias

Cuidados del cordón umbilical

Después del corte del cordón umbilical, es necesario prestar atención a esta zona durante unos días después de que el bebé nazca, curándolo todos los días y ayudando a que cicatrice correctamente.

Tras cortarlo, aparece un muñón que acabará secándose y cayendo pasadas unas semanas. El cordón debe mantenerse lo más seco y limpio posible, de manera que la mejor forma de bañar al bebé será con la ayuda de una esponja en lugar de sumergirlo en el agua directamente.

En todo caso, lo más importante es vigilar que no haya infección. De producirse, se notará por secreción amarillenta y maloliente en esta zona, así como por un enrojecimiento y sensibilidad de la piel alrededor de esta zona.

Otros problemas que el cordón umbilical puede presentar es un sangrado activo, que ocurre cuando el cordón se ha halado demasiado pronto. Otro de los problemas poco frecuentes es el sangrado activo, el cual generalmente ocurre cuando el cordón es halado demasiado pronto. El cordón debe caer de forma natural, aunque sólo se mantenga por un pequeño hilo.

En el caso de que se produzca sangrado activo (apareciendo una gota cada vez que se limpia la anterior), se debe llamar inmediatamente al médico.

Otra de las complicaciones puede ser que el cordón forme un granuloma en lugar de secarse por completo. Se trata de un tejido cicatricial, de color rosado. Este granuloma drena un líquido de color amarillo claro, afección que desaparece en alrededor de una semana. De no ser así, el pediatra suele quemar (cateurizar) el tejido. 

El cordón umbilical suele caer a las 8 semanas de haber nacido el bebé. Si el muñón se mantiene pasado este tiempo, puede haber problemas en la anatomia o sistema inmunitario del bebé, por lo que la mejor opción será siempre consultar al pediatra.

EmbarazoRossa

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos