Escrito por Tendenzias

Cómo hablar a los niños sobre el sexo

El hecho de que muchas adolescentes tengan un embarazo no deseado y pasen de ser niñas a ser adultas cuando todavía no les correspondía, está relacionado en gran parte a la educación sexual que ha faltado en sus casas. En los colegios siempre recibirán lecciones referentes a la sexualidad, pero cada niño debe contar con el apoyo de sus padres para resolver sus dudas sobre el sexo.

El diálogo, por ende, no debe faltar. Nunca debe ser forzado, sino que el niño debe tener la intención de hablar y de plantear sus dudas. Para facilitarle esta confianza, podemos demostrarle que contará en todo momento con nuestro apoyo, y escucharle siempre.

Nuestras explicaciones pueden verse apoyadas por libros informativos apropiados para su edad.

Muchos adolescentes, si no entienden el peligro que supone tener una relación sexual sin el uso de un preservativo, tendrán una relación de riesgo, por lo que es imprescindible que los padres expliquen cuáles son las enfermedades de transmisión sexual, cómo evitarlas, por qué se debe utilizar un condón en cada relación sexual y cuáles son las consecuencias de un embarazo no deseado.

Los niños descubren desde el nacimiento que es agradable tocarse sus órganos sexuales, y no deberemos reprimirles por ello porque de esta forma desarrollarían un sentimiento de culpa. De los tres a cinco años el niño descubrirá que existe una diferencia entre los órganos sexuales masculinos y femeninos, y deberemos informarles además de utilizar los nombres correctos. En esta etapa se preguntarán de dónde vienen los niños, y deberemos informarles sin mentir, diciéndoles que crecen dentro de la madre, y a medida que se vayan haciendo más mayores añadiremos más detalles. Desde los ocho a los doce años, deberemos informar sobre la menstruación y resolver sus dudas referentes al tamaño del pecho o del pene, diciéndoles en todo momento que todos somos diferentes. Respecto a la masturbación, les explicaremos que es un hábito totalmente normal pero que se debe llevar a cabo en privado.

La mayoría de los padres sienten verguenza a la hora de tener estas conversaciones, por lo que es normal que sea difícil. Sin embargo, debemos mostrarnos totalmente abiertos y dispuestos a hablar sobre el sexo siempre que ellos quieran hablarlo o plantearnos sus dudas.

EmbarazoRossa

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos